songlines
Emily Kame Kngwarreye Alhalkere, Cuadros de Utopía. Fuente: NGA

Pintura de songlines: arte aborigen australiano

La representación artística de songlines en la pintura aborigen australiana es un testimonio inagotable de la importancia de la religión de El Soñar en su cultura.

El arte aborigen australiano abarca numerosos géneros y estilos artísticos: pintura rupestre, sobre madera, piedra, tallas y escultura, cetrería, etc.; aquí nos centraremos concretamente en las representaciones materiales de songlines, una de las más significativas de Australia.  

Características de la pintura de songlines

Recordemos que las songlines (trazos de canción) es el nombre con el que se denomina a la literatura oral aborigen. Son los mitos que han ido pasando de generación en generación a través de los nativos, y que nos cuentan el génesis del universo, su ordenación y sus reglas (es decir, su cosmogonía).  

Esta literatura oral ha dado paso a la creación material de un arte abstracto de estilo puntillista donde las songlines se representan a través de imágenes.  Dichas imágenes tienen una estética muy particular, ya que están compuestas de colores vivos y estridentes, trazos puntillistas y una casi total ausencia de figuración.

Internet está lleno de estas obras de arte, pero probablemente uno de los lugares más emblemáticos en los que podemos ver las songlines es a través del Museo Nacional de Australia. Este espacio, físico y virtual, nos da una información muy relevante acerca de los artistas más reconocidos actualmente, las exposiciones temporales que se están realizando y el apoyo que recibe la cultura aborigen australiana frente al mundo.

El mito de las siete hermanas

songlines
Minyipuru en Pangkal , 2016, Mulyatingki Marney, Nancy Nyanjilpayi Chapman y May Wokka Chapman, Martumili Artists, acrílico sobre lienzo, 220 cm de diámetro. Museo Nacional de Australia. Fuente: MNA.

Al igual que la mitología grecorromana ha producido una numerosa cantidad de imágenes artísticas, la mitología australiana también ha plasmado en las representaciones de songlines algunos de sus historias más conocidas.

Este es el caso del mito de las Siete Hermanas, que cuenta la historia de siete mujeres que escaparon de las garras de un hombre lujurioso llamado Nyiru. Nyiru quería violar a la hermana mayor, por lo que, cuando las mujeres escaparon hacia la costa, este las persiguió sin descanso, provocando que las hermanas intentasen acabar con su vida lanzándose al mar cuando Nyiru las encontró.

Pero las siete hermanas, en lugar de morir, se convirtieron en la constelación de Kurialya, lo que en occidente conocemos como Pléyades. Según la leyenda, Nyiru todavía las persigue y sus pisadas pueden observarse en el cielo estrellado.

Te mostramos algunas obras de arte entorno al mito recopiladas del Museo de Arte Australiano:

Aquí puedes acceder a la exposición itinerante de las songlines del mito de las siete hermanas para profundizar más en la información.

El arte de Kngwarreye

A pesar de ser totalmente desconocido en Japón, el trabajo de Kngwarreye tocó tal fibra: se consideró «la exposición de arte contemporáneo más exitosa jamás vista en Japón, rompiendo el récord de Andy Warhol de diez años en pie» – MNA

Emily Kame Kngwarreye (1910-1966) fue una artista aborigen australiana de la comunidad Utopía con una trayectoria artística muy interesante.

Al contrario de lo que es habitual en la biografía de los artistas clásicos, sus primeras andanzas las realizó a los 80 años. Su formación artística anterior era la tradicional para una mujer indígena: relacionada con cultos ceremoniales femeninos. Pero no fue hasta su octava década cuando comenzó a trabajar con el batik, una técnica de teñido en la que se aplican capas de cera sobre las regiones que no se desean colorear. 

Tras esta iniciación a las técnicas occidentales, Kngwarreye trabajó la pintura acrílica en torno a 1988, cuando fue introducía en Utopía por la CAAMA (Asociación de Medios Aborígenes de Australia Central). Fue para esta asociación para quien Kngwarreye pintó fundamentalmente toda su vida artística, con distintos estilos, tamaños y colores que adquirieron finalmente fama mundial.

Entre sus etapas artísticas, podemos destacar una fase en 1993 de colorismo (estilo dump dump), otra en 1995 de expresionismo abstracto donde pintaba rayas que cubrían todo el lienzo, y a partir de entonces un viraje hacia el expresionismo abstracto al estilo de Pollock.

Su tema principal fueron fundamentalmente los ñames, plantas con tubérculos característicos de África, Asia del sur y el Pacífico. 

Sara San Miguel

Historiadora del Arte, Experta en Marketing, Gestión Cultural y Blogging. Máster en Ciencias de las Religiones. Lee mis artículos →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Sara San Miguel Ibáñez.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Strato que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Política de cookies
Privacidad