el soñar

El Soñar: la religión aborigen australiana

El Soñar de la religión aborigen australiana es realmente fascinante. No sólo por su belleza simbólica y originalidad teórica, sino también porque posee una gran complejidad metafísica que las distintas culturas aborígenes han ido transmitiendo hasta la actualidad.

La información sobre la religión aborigen australiana está desperdigada a lo largo y ancho de la literatura antropológica. No es fácil establecer un nexo común entre los relatos orales de las tribus, y tan solo contamos con la tesis de Colin Dean The Australian Aboriginal Dreamtime para hacerlo. Esta será nuestra referencia a la hora de condensar todos los conceptos históricos y ontológicos de lo que una vez las distintas tribus aborígenes denominaron “Tiempo del Sueño” o “El Soñar”.   

Érase una vez…

Todos los cuentos empiezan siempre por “érase una vez”, y los cuentos aborígenes, transmitidos oralmente a través de las generaciones, no son una excepción.

Dichos cuentos, que en realidad son relatos espirituales, hablan de un tema fundamental y recurrente en cualquier religión: el génesis sagrado. Esto es, la historia que explica el origen de los tiempos y de nuestra propia existencia.

El génesis de la religión aborigen australiana es bastante particular, ya que se sitúa en un tiempo indeterminado, o, mejor dicho, en “un tiempo más allá del tiempo”. No ocurre ex nihilo (a partir de la nada) como en el catolicismo. Veamos por qué:

el soñar
El Soñar o Tiempo del Sueño

Las tribus nativas creen en la existencia de dos corrientes temporales paralelas: el tiempo cotidiano, lineal, experiencial para nosotros, y el tiempo infinito o “El Soñar”, propio de los espíritus ancestrales o Antepasados.  

Estos espíritus son una especie de arquetipos eternos que preceden y suceden a la vida física en una dimensión externa, fuera de la vida terrenal. Como arquetipos, los espíritus ancestrales habitan El Soñar desde siempre, con distintas formas animales, vegetales y humanas.  

En el caso de los humanos, los aborígenes creen que el espíritu ancestral entra en el cuerpo del feto durante el quinto mes de embarazo. Lo hace a través de la tierra, subiendo por las piernas de la madre hasta introducirse en el vientre, momento en el cual el bebé empieza a moverse.

El Soñar es, por tanto, una dimensión temporal donde habitan estos espíritus, pero también es el momento de la creación de la vida física. Una creación a partir de seres espirituales preexistentes que, en un momento de la historia del universo, decidieron transformar un mundo preexistente de cosas (El Soñar) en un mundo material con estructuras fijas.

Dichas estructuras son las que la sociedad aborigen adopta para determinar sus conductas y organizar su cosmovisión: son sus códigos morales y sus leyes inmutables, que han de seguirse eternamente.

  Los “clever men”

aborigen australianoSegún Colin Dean, los aborígenes no entran normalmente en contacto con los espíritus ancestrales, a excepción de los “clever men”.

Los “clever men” u “hombres inteligentes” son individuos con las facultades necesarias para comunicarse con El Soñar

Por lo demás, en la religión aborigen australiana no existe una organización sacerdotal estructurada, ni hay un libro sagrado o ritos de oración.

El mundo es un lugar sagrado en sí mismo, que contiene la esencia de los espíritus ancestrales. No hay espacio para lo secular, ya que todas las formas físicas pasadas, presentes y futuras provienen de los eternos arquetipos espirituales de El Soñar.

Totemismo

Los aborígenes australianos están en plena comunión mística con el mundo, aunque no todos se comuniquen personalmente con los espíritus ancestrales de El Soñar.

Si bien es cierto que podría decirse que toda la tierra es una especie de “gran iglesia”, algunos lugares son especialmente sagrados e importantes, donde se rinde culto a los tótems de los espíritus ancestrales.

Esto se debe a que la religión aborigen australiana es una religión totémica, es decir, está formada por un conjunto de creencias en una fuerza externa que excede al ser humano y que circunda en todas partes: el Mana.

Además, todo evento que tiene lugar en la tierra, para los aborígenes deja un registro espiritual: lo que antiguamente se llamaba en sánscrito “El Akasha” y que la New Age llama actualmente “Registros Akáshicos”.

Un lugar especialmente sagrado es Perth, donde la tribu noongar cree que los Montes Darling son una representación del cuerpo de un Wagyl, una serpiente mitológica.

el soñar
The Aboriginal Memorial. Fuente: NGA de Australia.

Las líneas de canciones

Las líneas de canciones o “Yin” son otro concepto básico de la religión aborigen australiana, y conectan directamente con el sentido de la propiedad privada de las tierras.

Para estas culturas, su país es como si fuera una enorme partitura llena de líneas de canciones (songlines) donde se pueden observar los rastros espirituales de los espíritus ancestrales y del tiempo de creación de El Soñar.

Cuando los espíritus transformaron su mundo preexistente en el mundo terrenal, surgieron de la corteza terrestre para crear la orografía del mundo y sus paisajes con los que, una vez terminado todo, se fundieron. Es decir: los ancestros regresaron dentro.

Por ello, cuando los aborígenes heredan tierras, heredan un tramo de canción, un recuerdo del recorrido que los espíritus ancestrales realizaron durante el tiempo de El Soñar. Así, los versos de las canciones son los títulos de propiedad del territorio, que deben transmitirse a través de los descendientes familiares para que la tierra “siempre siga viva”.

Incluso, cuando un aborigen quiere cruzar un territorio perteneciente a una tribu vecina, este tiene que conocer su tramo de canción, que a veces recorre todo el país creando auténticas rutas comerciales donde, el objeto de intercambio, son las canciones, que van cambiando de idiomas, pero su cadencia es siempre la misma.  

Toda esta teoría explica que, para las distintas tribus aborígenes, cantar es una acción especialmente importante. Recuerda al momento de la creación: “la tierra a la que no se le canta es una tierra muerta”.

Además, los aborígenes respetan la creación de El Soñar hasta tal punto que, para no degradarla, no cultivan sus tierras, y el único animal doméstico que poseen es el dingo, que se utiliza para cazar.

Vista el Museo Nacional de Australia para conocer las líneas de canciones o «Sendas del Sueño» 

el soñar
Representación de líneas de canciones. Fuente: mna

Sara San Miguel

Historiadora del Arte, Experta en Marketing, Gestión Cultural y Blogging. Máster en Ciencias de las Religiones. Lee mis artículos →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Sara San Miguel Ibáñez.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Strato que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Política de cookies
Privacidad